Duet for one



REPARTOJuan Pastor y María Pastor
ESPACIO ESCÉNICOJuan Pastor
AYUDANTE DE DIRECCIÓNJosé Bustos
VESTUARIO y AMBIENTACIÓNTeresa Valentín-Gamazo
ILUMINACIÓNSergio Balsera
ASESOR TERAPEUTAIgnacio Jaenicke
FOTOGRAFÍAAlicia González y Manuel Martínez
DISEÑO GRÁFICOlaplaya.org
AYUDANTE DE PRODUCCIÓNJulio Provencio
COMUNICACIÓN Y PRENSAManuel Benito y Raquel Berini
DIRECCIÓNJuan Pastor


«DUET FOR ONE, de Tom Kempinski, fue producida por primera vez en 1980 en el West End de Londres y una nueva revisión de la obra se estrenó en el Teatro Almeida, también de Londres, en 2009. La inspiración de la obra partía de la historia real de Jacqueline Du Pré, considerada como la mejor chelista de la historia, casada con el director de orquesta Daniel Baremboim y que murió muy joven aquejada de esclerosis múltiple en la cima de su carrera musical. Hoy en día todavía existe una gran controversia por recientes publicaciones y películas que ofrecen versiones contrapuestas de los protagonistas de la historia con sus múltiples brillos y sombras. Dejando claro que Stephanie, la protagonista de la obra, es un personaje imaginado que nunca existió, no por ello hemos evitado cualquier eco lejano que nos recuerde el personaje real de Du Pré, sobre todo en su relación con un instrumento tan especial como el chelo.»

«Partiendo de la última revisión de la obra modificada por el mismo Kempinski, hemos querido poner el acento en el desarrollo de la acción entre paciente y terapeuta, en el tratamiento de lo que, posiblemente, será la dolencia más común del ser humano en los próximos años: la depresión y sus consecuencias. Es probable que en este año 2013, más de la mitad de la audiencia haya experimentado algún tipo de tratamiento de problemas psicológicos e incluso de algún tipo de depresión. Posiblemente más del 25% de la población adulta actual, en algún momento de su vida ha consumido algún tipo de antidepresivos. ¿Cuáles son sus causas? El mundo moderno ha cambiado, ya no nos sirven las medicinas que nos vendían para los remedios del alma enferma, porque lo único que consiguen es agravar la enfermedad que padecemos. Los descubrimientos más sorprendentes, como el mundo de la cuántica y el dominio de la técnica, nos han colocado en un mundo enteramente nuevo, y más que nunca el ser humano necesita encontrar nuevos propósitos para seguir en este universo absurdo. Los propósitos o razones que nos habíamos dado durante siglos ya no nos sirven.»DUET-FOR-ONE-Foto-de-Alicia-González-IMG_0312
«La protagonista de la obra, Stephanie, encontró un verdadero propósito en su música, pero ese propósito desaparece en un cierto momento para siempre, suponiendo una profunda pérdida para ella y quebrándose su valor para enfrentarse con la vida. Sin embargo, vivir quiere decir evolucionar y es posible que ella sea capaz de entrar en otra dimensión más allá de las coordenadas que nos hemos trazado los humanos hasta ahora. Posiblemente el final quede abierto ante el espectador activo, pero también puede que quede en el aire la siguiente pregunta: “¿qué pasaría si repentinamente nos encontráramos en un mundo carente de toda actividad artística?” ¿Si tal cosa ocurriera, que pasaría?»

«En nuestra puesta en escena hemos querido poner el foco en esa reflexión, un trabajo escénico en el que lo fundamental es la desnudez de los actores en el marco de una terapia en la que el espectador es sujeto activo en un emocionante combate, si así se puede mencionar, entre la paciente Stephanie y un doctor que cruza toda clase de límites que hasta ahora se consideraban inviolables.»

Sinopsis

Stephanie Abraham es una reconocida violonchelista casada con un director y compositor de fama mundial. Aquejada de esclerosis múltiple se ve obligada, en la cumbre de su carrera, a interrumpir su actividad musical para siempre. Empujada por su marido acude a un prestigioso psiquiatra para tratar una depresión profunda. Durante las sesiones, convertidas a veces en un verdadero “combate” con el psiquiatra, Stephanie transita por su tratamiento con el humor más sarcástico, el lirismo más conmovedor y las explosiones más coléricas, debido a su carácter de “artista temperamental”.

Poco a poco se irá enfrentando contra sus verdaderos fantasmas y el terrible sentimiento de pérdida guiada por el Dr. Feldman, empeñado durante el tratamiento en descubrirle otro mundo lleno de diferentes propósitos vitales que sustituyan a su pérdida irreparable. Pero los tratamientos utilizados hasta ahora para encontrar propósitos válidos, ¿sirven hoy en día, cuando descubrimos que vivimos en un universo cada vez más complejo para nuestras limitadas percepciones?

Micromecenas

Este fue nuestro segundo espectáculo financiado con la generosa entrega de los actores, el equipo artístico, el de gestión y espectadores convertidos en MICROMECENAS. El anterior fue El fantástico Francis Hardy, curandero. De esta manera conseguimos emprender proyectos sustentados con la participación de los espectadores, y no solamente con pequeñas aportaciones económicas, sino que existen otras formas de respaldar el proyecto Guindalera Escena Abierta: sumándose al Club de espectadores, como colaboradores activos, moviéndonos en las REDES SOCIALES, escribiendo en blogs, organizando grupos, invitando a familiares y amigos, poniéndonos en contacto con los medios… Hoy el Teatro Guindalera es un referente teatral, se ha convertido en un espacio de culto, un gusto teatral del que se nutren muchos. Nuestro principal objetivo es seguir cimentando un “centro de creación” que elabore espectáculos con unas características específicas y un estilo propio con un equipo estable.


Cartel Duet for One

Compártelo con tus amigos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR